Si estás buscando tener un hijo a través de la donación de esperma, una de las primeras preguntas que debes hacerte es si prefieres un donante de esperma conocido o anónimo. No puedes esperar ningún compromiso de un donante anónimo. Sin embargo, optar por una donación conocida permitirá a tu donante involucrarse en la educación de tu hijo.

Si bien muchas personas se sienten más cómodas con la idea de un donante con el que tendrán un contacto muy limitado, algunos prefieren elegir un donante de esperma que esté dispuesto a desempeñar un papel más activo en la vida de su hijo. Otros incluso buscan un copadre con quién educar a su hijo.

Si no estás segura acerca de si elegir un donante conocido o desconocido, así como si involucrarlo o no en la educación de tu hijo, este artículo te proporcionará mucha información útil sobre la donación de esperma y los niños concebidos por donantes, para ayudarte a tomar la decisión de forma más fácil.

¿Donación de esperma anónimo o no anónimo?

Antes de empezar tu búsqueda y empezar a explorar los perfiles, tómate el tiempo necesario para pensar en el nivel de compromiso que esperas de tu donante. Si eliges un donante anónimo, es simple: tu donante no participará en la educación del niño y no se le considerará el padre legal. Tampoco tendrá ningún derecho parental y no podrá conocer la identidad del niño.

Sin embargo, elegir un donante privado en un sitio web de citas o en las redes sociales es diferente a seleccionar un donante en un banco de esperma. En línea puedes encontrar todo tipo de perfiles. Puede encontrar donantes que simplemente quieran ayudar a personas a formar una familia. Nada más. No buscan involucrarse en la vida del niño.

Pero por otro lado, también puedes conocer a donantes que desean hacer algo más que donar su semen. Algunos de ellos simplemente esperan poder visitar al niño de vez en cuando, mientras que otros quieren desempeñar un papel más importante.

¿Los niños necesitan un modelo masculino para desarrollarse de forma saludable?

Si formas parte de una pareja de lesbianas o eres una mujer soltera que considera involucrar a un donante para que su hijo tenga un modelo masculino, los siguientes estudios podrían interesarte.

De acuerdo con un estudio reciente publicado en el Medical Journal of Australia, a los niños educados por parejas del mismo sexo les va tan bien como a los hijos de padres de ambos sexos. Un informe de investigación de 2014 va más allá, concluyendo que los hijos de parejas del mismo sexo son incluso más sanos y felices que sus compañeros.

Estos estudios no consideraron si los donantes estaban involucrados o no en la vida de estos niños. Sin embargo, sí demuestran que los niños no necesariamente requieren de ambas figuras paterna y materna para crecer de forma saludable. Los niños educados por dos madres o dos padres parecen estar bien.

En cuanto a las familias monoparentales, muchas madres solas logran educar niños sanos y felices. Son tan capaces de guiar y disciplinar a sus hijos como lo son la figura masculina o una pareja. Además, un tío, un amigo o un abuelo a menudo cumplen un rol masculino en la vida familiar. Además, según un estudio de la Universidad de Cambridge, estos niños no sufren por no tener un padre, y no hay diferencias significativas en la calidad de la educación entre las familias de madres solteras y las unidades familiares tradicionales.

¿Cuánto quieres que tu hijo sepa de sus orígenes?

Aunque quieren mucho a sus padres, muchos niños que nacen como resultado de una donación desean conocer sus orígenes y obtener más información sobre su padre biológico. En los EE. UU., si eliges un donante abierto de un banco de esperma, tu hijo podrá conocer la identidad de tu donante cuando cumpla 18 años, dándole la oportunidad de contactar y quizás incluso reunirse con él.

A veces, mujeres solteras e incluso parejas lesbianas eligen un donante conocido que está dispuesto a seguir involucrado durante la infancia de su descendencia, para que su hijo pueda crecer teniendo un modelo masculino. El otro argumento importante es permitir que el niño conozca sus orígenes y su padre biológico y, por tanto, pueda ayudarle a construir su propia identidad.

Si eliges mantener contacto con tu donante conocido después del nacimiento, también deberás considerar el nivel de compromiso que esperas de él. Podría reunirse regularmente con tu hijo, mientras mantienes la custodia plena. Esto podría ser cada algún año, cada cumpleaños o incluso cada dos o tres meses. Puedes esperar a que tu hijo sea un poco mayor antes de presentarle a tu donante o empezar cuando sea pequeño. Depende solo de ti.

Coparentalidad con tu donante de esperma

El nivel de compromiso del donante de esperma puede ampliarse aún más. Puedes elegir que ellos también sean sus copadres, compartiendo así las responsabilidades y los derechos paternos, como la custodia, hacia tu hijo. Si eliges que aparezca su nombre en el certificado de nacimiento, ten en cuenta que la mayoría de los Estados de EE. UU. , solo permiten un máximo de dos padres legales, a excepción de California, Washington DC, Louisiana y algunos otros Estados. Una de las opciones es buscar entre tus conocidos un donante de esperma dispuesto a ser tu copadre, por ejemplo, un amigo. También puedes buscar en línea, en un sitio web de citas o en las redes sociales.

Involucrar a tu donante de esperma en la educación de tu hijo es una decisión muy personal y nadie más que tú puede decidir qué es lo mejor para ti y tu futuro hijo. Sin embargo, incluso estando seguro con tu posición, siempre vale la pena valorar las otras opciones antes de tomar una decisión final.