¿Deberías contratar una asistente de parto?
Califica esta publicación

Si estás embarazada, probablemente ya tienes un buen médico. Eso plantea el interrogante de si deberías contratar una asistente de parto también. Piénsalo. Como el parto y el alumbramiento están lejos de ser platos de gusto, tener algún apoyo extra suele resultar increíblemente tranquilizador.  Una asistente de parto puede ayudarte mucho durante este importante momento de tu vida, especialmente si vais a ser padres por primera vez.

¿Qué es una asistente de parto?

El trabajo de la asistente de parto es diferente del de la comadrona o el médico. Ella es una entrenadora profesional de parto que te da apoyo al final de tu embarazo y durante el parto y alumbramiento. Su papel consiste en estar a tu lado durante el nacimiento del niño, ayudarte a controlar el dolor mediante técnicas de relajación y proporcionarte toda la atención emocional que necesitas. También es cometido de la asistente de parto responder a todas tus preguntas sobre el embarazo y el gran día así como ayudarte a escribir tu plan de nacimiento.

¿Por qué deberías contratar una asistente de parto?

Si eres una mamá primeriza y sin experiencia, realmente podrías beneficiarte del apoyo de una asistente de parto. Como todos sabemos, el parto puede dar miedo y ser doloroso. Gracias a sus conocimientos y experiencia, la asistente de parto podrá darte el asesoramiento y tranquilidad que tanto necesitas antes del gran día. Por ejemplo, podrá responder a tus preguntas sobre el embarazo y cómo prepararte para el parto y el alumbramiento, así como abordar tus dudas y temores.

También es su trabajo ayudarte a elaborar tu plan de nacimiento para lo cual hablaréis juntas de las diferentes alternativas de las que dispones. El objetivo de este documento es dejar claras cuáles son tus preferencias en relación al parto y al alumbramiento, por ejemplo, si quieres un parto con anestesia epidural o una cesárea.

Tu asistente de parto estará a tu lado durante todo el proceso de parto y alumbramiento, para apoyarte y orientarte, para que te sientas lo más cómoda posible con lo que está sucediendo. Ella sabe, por ejemplo, recomendarte posturas que te ayuden a aliviar el dolor, o enseñarte técnicas de relajación. También puede amainar tu dolor con un masaje. Además, está ahí para ayudarte a entender lo que pasa, lo que están haciendo los médicos, etc.

Tras el nacimiento también puedes pensar en contratar a una asistente post-parto cuyo papel sería ayudarte a cuidar al bebé durante sus primeros días en casa.

¿Puede aliviar el dolor del parto y alumbramiento la asistente de parto?

Con todas las dudas y preocupaciones que surgen a raíz del parto y alumbramiento, así como todo lo relacionado en convertirse en mamá, a muchas mujeres les parece que una asistente de parto les hace mucho servicio. Cuando tu pareja se sienta un poco agobiado en la habitación, la presencia de la asistente de parto también podrá resultar bastante tranquilizante.

A diferencia de las comadronas y médicos que pueden verse obligados a atender a otros pacientes y puede también que su comunicación contigo no sea siempre tan efectiva, la asistente de parto se queda en todo momento contigo en la habitación y te explica cualquier cosa que se les haya podido olvidar al personal médico.

Además, los estudios demuestran que contar con apoyo continuo durante el parto puede ayudar a aliviar cualquier dolor asociado con el mismo y, por lo tanto, las mujeres que lo reciben tienen menor probabilidad de necesitar analgésicos. Con la asistente de parto la duración del parto también tiende a ser menor y la cesárea no se hace tan necesaria. Lo que es más, las mujeres que se dejan ayudar por la asistente de parto hablan de una experiencia de dar a luz más satisfactoria.

Si estás pensando en dar a luz de forma natural y sin medicinas, podrías tener en cuenta la posibilidad de contratar a una asistente de parto.

¿Cuánto cuesta la asistente de parto?

El coste puede oscilar entre varios cientos y más de dos mil dólares dependiendo de la asistente de parto que contrates y de los servicios proporcionados por la misma (charlas antes del nacimiento, apoyo a jornada completa durante todo el parto y alumbramiento, apoyo post-parto).

Sin embargo, aunque los médicos recomiendan a menudo que contrates a una asistente de parto, rara vez su coste está cubierto por el seguro médico.

De todas maneras no te preocupes ya que contratar a una asistente de parto puede resultar asequible. Por ejemplo, puedes conseguir una practicante, que es más barata y necesita experiencia. También las hay dispuestas a rebajar el precio para clientes con menos recursos económicos.