Diez consejos para ser un mejor copadre
Califica esta publicación

Sé consistente

Si ambos estáis de acuerdo en la manera de disciplinar a vuestro hijo o en qué actividades va a realizar después de clase, mantente en esa decisión. La consistencia ayuda al niño a aprender sobre reglas y límites. También significa que habrá menos discusiones entre vosotros como padres.

Comunícate

No te guardes las cosas. Si hay algo de lo que tienes que hablar con tu padre, hazlo. Puede que después de todo, no sea un problema. Comunicar cómo te sientes os ayudará a tener una mejor comprensión del otro. No utilices a tus hijos como mediadores, no deberían participar en cualquier comunicación entre vosotros.

Retrato de la joven pareja feliz con el bebé

Discute, no pelees

Nunca pelees delante de tus hijos, les hará sentirse inseguros. Si tenéis algo sobre lo que necesitáis discutir, escoger el momento en el que ambos estéis solos y podáis hablar sobre ello. Si tenéis un acuerdo coparental, haz referencia a él cuando haya un problema.

No critiques al otro

Aunque estés enfadado con tu copadre, intenta no mostrarlo delante de vuestro hijo y nunca le critiques, menospreciarlo no ayudará a tu hijo y no va a querer tomar partido.

Apoya a tu pareja

Ser amigos. Tu hijo cosechará los beneficios de una relación cordial y tú y tu copadre os sentiréis mejor con vosotros mismos si no hay rencores. Si hay un problema en casa, no tomes partido, escucha y mira si puedes ayudar a resolver el problema.

Mantén tus horarios

No siempre será posible mantener el horario, pero inténtalo tanto como puedas para asegurar que mantienes las citas y los días de visita. Si realmente no lo puedes hacer, deja que tu copadre lo sepa con bastante antelación si es posible y explica los motivos a tu hijo. Simplemente no aparecer sin comunicarlo no es una buena ida, herirá los sentimientos de tu hijo y perderá la confianza que tiene en ti.

Utiliza una aplicación coparental

Hay muchas aplicaciones coparentales en el mercado. Algunas son gratuitas y otras de pago. Elige una que os guste a los dos y utilízala para organizar tus fianzas, mantenerte al día con los horarios y comunicarte con tu copadre y tu hijo.

Escucha a tu hijo

Interésate por su mundo. Escucha sus preocupaciones e inquietudes e intentad apoyarlo entre ambos. Haz que tus hijos aprendan que a pesar de que no vivas con tu copadre, ambos estáis disponibles en cualquier momento para escucharlo y apoyarlo.

Mantén una relación con la abuela

Si eres un copadre porque estás divorciado o separado, es importante que tu hijo o hijos puedan ver a sus abuelos, tíos, tías y primos. No cortes la relación y permite que formen parte de una familia más amplia.

Disfruta de tu tiempo

No tienes que hacer que cada visita sea como unas vacaciones a Disney, pero asegúrate de que pasas el tiempo con tus hijos con ellos. No sigas trabajando o pases horas al teléfono. Organiza actividades que podáis hacer juntos. No tienen que costar dinero, puede ser un paseo en bicicleta, un juego en la X box o ver una película juntos en televisión. Tus hijos crecerán y posperarán con tu atención.
Ser un copadre no es algo fácil, pero si te organizas y pasas el máximo tiempo que puedas con tus hijos, no hay razones por las que un niño en una situación coparental no pueda estar sano y feliz.