Recurrir a la donación de óvulos suele ser el último recurso para parejas o solteras que desean quedarse embarazadas, después de meses o años de intentos fallidos a través de tratamientos de fertilidad como la FIV. En cuanto a la donación de esperma, mientras que la opción más común de las parejas de lesbianas es hacer uso de un donante de esperma para concebir, las parejas heterosexuales también pueden optar por este enfoque debido a los problemas de fertilidad de la pareja masculina.

Bebé concebido con donación de óvulos o esperma
El hecho de saber que no podrán compartir ADN con sus hijos es una gran sorpresa para muchos, especialmente para las mujeres, como lo demuestra la gran cantidad de blogs relacionados con tener un bebé por medio de donación de óvulos. No transmitir su información genética a su hijo es algo que les preocupa. Algunas de las preguntas más frecuentes incluyen: «Si no estamos genéticamente emparentados, ¿el bebé sentirá que soy su padre o madre? ¿Qué pasa si nunca creo un vínculo con mi bebé? ¿Qué dirá la gente? ¿Se parecerá mi hijo a mí? ¿En qué medida se parecerá al donante?».
A pesar de estas preocupaciones, es importante recordar que, sin importar tu situación y tus posibles dudas sobre el proceso, finalmente podrás cumplir tu sueño de convertirte en padre o madre gracias a la donación de esperma o de óvulos.

¿Crearé un vínculo con mi hijo concebido por una donación?

Si eres mujer, el vínculo con tu hijo comienza durante el embarazo. Saber que el bebé está viviendo y desarrollándose dentro de tu cuerpo, escuchando los latidos de tu corazón, bombeando tu sangre, pateándote el vientre y respondiendo a tu tacto, son todas las cosas que te permiten crear un vínculo con tu hijo y sentir que es realmente tuyo. Es cierto que no compartís los mismos genes, pero recurrir a óvulos donados no cambiará el amor que sientas por tu bebé.

Si eres un hombre y has recurrido a una donación de esperma para concebir, dado que no puedes llevar al bebé en el vientre, el vínculo puede parecer más difícil que para una mujer embarazada. Sin embargo, siguiendo y apoyando el embarazo de tu pareja, acompañarla a citas prenatales y tocar su vientre puede ayudarte a sentirte vinculado con tu hijo. Para muchos papás, el vínculo surge cuando nace el bebé, cuando sostienen a su pequeño en brazos por primera vez, ya sea que hayan sido concebidos con esperma de donantes o no. Para otros, puede llevar algo más de tiempo. Pero no te preocupes, alimentar a tu bebé, abrazarlo y jugar con él te ayudará a crear un vínculo fuerte.

¿Sentirá el bebé que soy un extraño si soy el «receptor» de una donación de óvulos o esperma?

Ser madre o padre trata de amor y nutrición, no de ADN. Incluso si las personas que recurren a donaciones, antes de la concepción o durante el embarazo, tienen dificultades con la idea de no estar genéticamente emparentadas con sus hijos, cuando finalmente se convierten en padres, la gran mayoría de ellos dicen que la forma en que fueron concebidos no importa nada. Es su hijo al 100 % y lo aman incondicionalmente.Tu hijo no existiría sin ti.

Sois tú y tu pareja (si tienes una) los que habéis decidido tener este bebé. Has ido a todas las citas médicas, te has sometido a tratamientos de fertilidad, has pasado por el embarazo, y has tenido a tu hijo o has apoyado a tu pareja embarazada. Eres también la persona que alimentará a tu bebé, cambiará sus pañales, lo calmará, lo bañará y que hará todo lo que pueda para darle felicidad y seguridad. Eres el origen de la existencia de tu hijo. No existiría si no fuera por ti.

¿Qué es lo que hace a una madre o a un padre?

El nivel de participación del donante en la vida de tu hijo depende de tus opciones. Puedes optar por un donante que también sea copadre. Podéis acordar juntos que el donante tendrá una relación con tu hijo. También puedes optar por un donante anónimo que no tendrá nada que ver con la educación de tu hijo. Si eliges un donante conocido, también puedes llegar al acuerdo de que no participe en la vida de tu hijo.

Si eliges una de las dos últimas opciones, tu donante de óvulos o de esperma no participará en la crianza de tu hijo. El donante está dispuesto a donar su semen u óvulos para ayudar a aquellos que no pueden tener un bebé por sí mismos, pero no tiene ningún deseo de ayudar a criar al niño después.

Tú eres la madre o el padre de tu hijo, no el donante. La biología no es lo que hace a una madre o un padre. Un padre es la persona que te guía, que te ayuda a recuperarte cuando te caes, que te acompaña en tu camino hacia una fantástica adultez y que te quiere pase lo que pase.