Primero de todo, cuál es la diferencia entre las dos. La inseminación natural se produce a través de las relaciones sexuales, mientras que la inseminación artificial se produce mediante la inserción del esperma en el cuello del útero, ya sea en casa o en una clínica.
Si quieres concebir utilizando un donante de semen, tienes que pensar en los pros y contras de cada método.
La inseminación natural se está convirtiendo en una opción popular para aquellas mujeres que no pueden permitirse pagar los honorarios de una clínica, o quieren un niño que se haya creado en un entorno más natural, con un hombre del que conocen alguna cosa. Normalmente, los donantes provienen de páginas web, a menos que decidas pedírselo a alguien que ya conozcas.

Inseminación artificial en una clínica

La diferencia entre el tratamiento en una clínica es que todos los donantes masculinos se han examinado minuciosamente por sus condiciones genéticas, enfermedades que podrían afectar al bebé y enfermedades de transmisión sexual.

ilustración de la inseminación artificial

Calidad del esperma y movimiento

La clínica estudiará tu esperma para asegurarse de que está sano y que la movilidad de los espermatozoides (la tasa de movimiento) es buena.

Enfermedades infecciosas

No puedes donar en una clínica si tienes VIH o hepatitis, debido a que estas enfermedades podrían transmitirse al feto. También se realizará la prueba de la fibrosis quística y otras enfermedades como la enfermedad de Ty Sachs, dependiendo de dónde vengas.

Enfermedades de transmisión sexual

La clínica no tomará esperma de un donante que presente cualquier enfermedad de transmisión sexual como sífilis, gonorrea o clamidia.

Costes

Sin embargo, las clínicas cuestan dinero. Según el centro de fertilidad avanzada de Chicago, puedes llegar a pagar entre 11.000 y 12.000 dólares por el tratamiento. Esto incluye la investigación y el diagnóstico, el tratamiento farmacológico, el procedimiento de inseminación artificial y la estancia en el hospital si fuera necesario.

Inseminación artificial en casa

Comprar esperma congelado y utilizarlo para inseminarte a ti misma en casa es una opción más barata que pasar por una clínica. El grupo danés Cryos envía esperma congelado a lugares de todo el mundo.

Inseminación natural

La inseminación natural significa que tienes relaciones sexuales con el hombre que vas a utilizar como donante de esperma. Puedes encontrar hombres dispuestos a convertirse en donantes de esperma en Internet, pero es mejor que los conozcas antes. Las tasas de éxito son superiores que con el uso de la inseminación artificial, por lo que es una de las razones por las que se está volviendo más popular.

Pruebas

El donante tendrá que estar dispuesto a hacerse pruebas de enfermedades de transmisión sexual y calidad del esperma, cuantas más pruebas tengas, más segura estarás de conseguir un bebé sano. Estas pruebas se pueden hacer en cualquier clínica privada de fertilidad, pero cuestan dinero.

Posiciones

Mientras tienes relaciones sexuales para quedarte embarazada, las mejores posiciones son el misionero o el perrito, porque el pene es capaz de penetrar más hacia el cuello del útero. Después del sexo, quédate quieta con las piernas apoyadas en la almohada durante media hora. Muchas mujeres dicen que esto ayuda a que los espermatozoides lleguen a su destino.

Mantente a salvo

Sin embargo, a diferencia de una clínica, hay riesgos, así que mantente a salvo cuando vayas a estar sola con un donante. Dile a alguien cercano dónde vas a estar y asegúrate de que el donante sabe que alguien más tiene conocimiento de tu paradero.
Tienes que elegir el método que más te convenga, relájate y con suerte el resultado será ese anhelado bebé.