Lo que quieren las mujeres: el perfecto donante de esperma
Califica esta publicación

Cuando piensas en un banco de esperma para tu muestra de inseminación artificial, tienes mucho donde elegir. Algunos bancos examinan a sus donantes bien y te proporcionan un menú de opciones. No puedes obtener una muestra de Brad Pitt, pero puedes seleccionar los rasgos físicos como la altura y el color de ojos. Puedes ver los niveles de educación de tu donante y qué es lo que hace para ganarse la vida. Puedes elegir entre los rasgos de comportamiento y los valores fundamentales. Entonces, ¿qué buscan las mujeres cuando se trata de un donante de esperma? La mezcla perfecta, por supuesto.

La apariencia de George Clooney

Los atributos físicos se encuentran en la mayoría de las descripciones de donantes de esperma. De hecho, muchos bancos de esperma tienen unos requisitos básicos para sus donantes, incluyendo la altura. Los hombres demasiado bajos no hace falta que lo intenten. Algo poco popular son los pelirrojos. La mayoría de las mujeres quieren evitar tener un niño bajo y pelirrojo.

Los rasgos más populares que las mujeres seleccionan incluyen una altura de 1,8 m, pelo rubio o moreno, ojos verdes o azules, con una complexión media. Incluso puedes tener detalles de los hoyuelos, que son deseables según los bancos de esperma. Si estás comprando esperma, podrás seleccionar muchos de estos rasgos, pero no esperes una fotografía. Muchos bancos no lo permiten para proteger la privacidad del donante.

george-clooney

El éxito y la inteligencia de Bill Gates

Según los investigadores que estudian lo que buscan las mujeres en un donante de esperma, el poder adquisitivo está bastante abajo en la lista. Las futuras madres no están preocupadas sobre las cosas materiales, pero quieren donantes que sean inteligentes y motivados. Tener el bachillerato es un requisito mínimo para la mayoría de los bancos de esperma, y también se requiere a muchos donantes que tengan educación universitaria. Los donantes que asistieron a una escuela de la Ivy Leagye son especialmente populares.

La simpatía de Matt Damon

Resulta que las mujeres también quieren el esperma de un donante con ciertos rasgos de personalidad y valores internos. Está claro que la apariencia y la ambición son importantes, pero no son nada sin la amabilidad, el encanto, la compasión, la simpatía y el deseo de marcar una diferencia en el mundo. Las mujeres quieren que su futuro hijo tenga una gran personalidad. Quieren dar a sus hijos la oportunidad de convertirse en personas agradables, buenas y amistosas.

Estos rasgos son más difíciles de cuantificar, pero algunos bancos ofrecen a las mujeres entrevistas grabadas con extensos cuestionarios realizados por los donantes para darles una idea de su personalidad. Algunos incluso tienen pruebas psicológicas o las impresiones del personal de cada donante para ayudar a las mujeres a imaginarse la clase de persona que es su donante de esperma.

Un mejor amigo: ¿El donante perfecto o un desastre en potencia?

Escoger al mejor donante de esperma es algo complicado, pero también es caro. No importan cuántas pruebas y entrevistas haga el banco de esperma, sigues recibiendo una muestra de un completo desconocido. Por este motivo, puede ser tentador conseguir la donación de alguien a quien conozcas. Tal vez de tu mejor amigo, la que siempre has admirado. Es guapo, está sano, es inteligente y amable. Pero lo más importante es que le conoces. Es familiar, y crees que producirá niños fantásticos.

En muchos aspectos, utilizar un donante al que conoces es una buena idea, pero considera todas las posibles complicaciones: ¿Se pondrá a prueba vuestra amistad? ¿Sobrevivirá? ¿Querrá ser una figura paterna o no querrá saber nada del niño? ¿Cambiará de opinión sobre cuán involucrado quiere estar? Si tienes una pareja, ¿estará celoso?

Seleccionar un donante de esperma de entre tu círculo de amigos es un gran inconveniente. Tómatelo en serie, pero al final date cuenta que no puedes diseñar a tú bebé. No importa lo cuidadosamente que elijas, tu hijo será una bonita sorpresa esperando a ser descubierta.