¿Qué deportes y ejercicios se pueden hacer durante el embarazo?
Califica esta publicación

Para la gestación y el alumbramiento de un bebé necesitas mantenerte sana. Por eso se recomienda mantener un estilo de vida moderadamente activo durante el embarazo. El deporte no solo te ayudará a mantenerte en forma sino que también podrás dormir y sentirte mejor. Es posible que te permita asimismo aliviar el dolor de espalda o incluso prevenir la diabetes gestacional. Por último, ¡el ejercicio te ayudará a prepararte para el parto y el alumbramiento mediante el fortalecimiento de tus músculos!

Antes de ponerte los pantalones de deporte (para hacer deporte, y no precisamente “sillón-bol”) una visitita a tu proveedor de atención médica merece la pena incluso si ya practicas deporte con regularidad. Con el embarazo siempre hay que tener más cuidado. Hay que asegurarse de que el ejercicio no va a ser perjudicial para ti ni para el bebé. Si notas algún dolor, mareos, sangrado vaginal o alguna otra molestia durante el ejercicio físico, para inmediatamente.

Se recomiendan ejercicios seguros para embarazadas como caminar o nadar durante 20-30 minutos al día para mujeres con embarazos sin complicaciones. La combinación de varios tipos de ejercicios diferentes será más beneficiosa aun. Por el contrario, evita deportes como  el rugby, el fútbol, la equitación, el patinaje, el esquí, el esquí acuático, el surf, el ciclismo de montaña, la gimnasia o el buceo, ya que todos ellos podrían lastimarte a ti o a tu bebé.

Yoga

Yoga es una forma fantástica de mejorar tu flexibilidad, reducir el estrés y limitar la tensión en las articulaciones. Vas a encontrar diferentes tipos de yoga, la mayoría de los cuales no entrañan ningún riesgo para mujeres embarazadas. También hay ejercicios especiales de yoga para mujeres gestantes. Una ventaja añadida de esta actividad es que puede practicarse en casa. No obstante, si eres principiante, lo mejor es unirse a una clase con el fin de evitar cualquier riesgo de hacerte daño sin querer.

Nadar

Nadar es uno de los deportes más seguros para mujeres que van a tener un bebé. Es a menudo la primera actividad física que los proveedores de servicios de salud te recomiendan. Este ejercicio cardiovascular ayuda a tonificarse a tu cuerpo, fortalece tus músculos, mejora tu ritmo cardíaco y alivia las náuseas del primer trimestre. Estar sumergida en el agua también es buenísimo para calmar cualquier dolor o hinchazón. ¡En la piscina te sentirás energizada y libre!

Caminar

Caminar es otra actividad física admisible para futuras mamas ya que tus rodillas y tobillos no se verán sobrecargados de presión ni de peso. Puedes ir tu sola, con el padre de tu bebé o con amigos, es una idea fácil de llevar a la práctica con la ventaja añadida de pasar un buen momento juntos. Caminar es la opción perfecta para quienes no están acostumbradas a hacer ejercicio con regularidad. No te olvides de estirar los músculos antes y ¡asegúrate de usar tus mejores zapatillas de deporte!

Aerobic

Si lo que quieres es un deporte divertido que tonifique tus músculos y estimule los latidos del corazón, prueba el aerobic. Aerobic es la actividad perfecta para quienes disfrutan haciendo ejercicio con amigos. Lo mejor es ir a por las clases de aerobic especiales para mujeres embarazadas.

Bailar

Si para ti es importante que el ejercicio físico sea divertido también, el baile es la solución ideal. La danza del vientre, la samba, el jazz y la salsa, entre otros, son ideales para fortalecer tu corazón y mantener tu flexibilidad. En la comodidad de la salita de tu casa o en clase de baile, mueve tu cuerpo al ritmo de tus canciones favoritas. De todos modos que sea suavecito y con cuidado ya que ciertos movimientos como los giros, las vueltas, levantarse, saltar o hacer esfuerzos en general podría entrañar riesgos para tu salud así como para la de tu bebé.

Ciclismo

El ciclismo durante el embarazo es buenísimo para las madres gestantes ya que esta actividad estimula el bombeo de sangre y tonifica tus músculos. Las bicicletas estáticas también soportan tu peso lo que limita la presión sobre tu cuerpo. Para evitar riesgos no te esfuerces demasiado y empieza siempre a un ritmo lento.

Correr

Elige un buen par de playeros, ponte los pantalones de deporte y ¡a correr! Correr es estupendo para el corazón y también ¡para acumular resistencia que definitivamente vas a necesitar para el parto y el alumbramiento! Sin embargo, si no estás acostumbrada a correr, ten más cuidado y consulta a tu proveedor de salud antes. Empieza despacio, mantente bien hidratada y no te olvides de hacer los estiramientos antes de empezar.

Ejercicios de Kegel

Otra forma excelente de prepararse para el parto y el alumbramiento es la práctica de los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios destinados a fortalecer y tonificar los músculos pélvicos son estupendos para facilitar el parto. Además, esta actividad ayuda a evitar la incontinencia urinaria y los hemorroides, dos problemas que a menudo afectan a mujeres embarazadas. Los ejercicios de Kegel pueden hacerse en cualquier parte sin que nadie se entere de que los haces.