¿Estás embarazada, pero te sientes perdida con todas las citas médicas, especialmente los ultrasonidos prenatales? ¿No estás segura de por qué y cuándo deberías hacerte uno?
Aunque no todas las mujeres embarazadas se someten a un examen de ultrasonido durante el embarazo, la mayoría de las futuras madres tienen dos ecografías principales: una durante el primer trimestre, para confirmar el embarazo y calcular la edad del feto, y otra durante el segundo trimestre para verificar que el bebé se esté desarrollando bien. ¡Y es también en esta segunda ocasión cuando puedes descubrir el sexo de tu pequeño!

¿Qué es un ultrasonido?

Un ultrasonido prenatal es una prueba que se usa para mirar dentro del abdomen de una mujer embarazada. La técnica utiliza ondas de sonido de alta frecuencia que sirven para determinar si tu embarazo y el feto están bien, por ejemplo, comprobando los latidos cardíacos del feto. El proceso genera imágenes en blanco y negro o vídeo para que puedas saber lo que está sucediendo ahí dentro y ver a tu bebé.

¿Qué esperar durante un ultrasonido?

Normalmente, la ecografía prenatal se realiza con la ayuda de un dispositivo llamado transductor ubicado en la parte superior de tu abdomen. Se aplica un gel frío sobre la barriga para ayudar a mejorar la calidad de la imagen.
Se puede utilizar una ecografía transvaginal, que implica la inserción de un transductor en la vagina, para observar de cerca el útero, el cuello uterino o los ovarios y para detectar cualquier problema, como un embarazo ectópico o molar. Por lo general, este procedimiento se lleva a cabo en las primeras etapas del embarazo.
La cantidad promedio de ultrasonidos necesarios varía de embarazo a embarazo y también depende de tu ginecoobstétrico. Puede que algunas mujeres no los necesiten en absoluto, mientras que otras se someterán a varias de estas exploraciones durante todo el embarazo. Se pueden realizar en cualquier momento durante el embarazo, de acuerdo con las recomendaciones del médico.

Ultrasonido del primer trimestre

Felicidades, ¡estás embarazada! La primera ecografía ocurre comúnmente alrededor de 6 a 8 semanas de embarazo. Probablemente, tu médico te pedirá que tomes unos vasos de agua para tener la vejiga llena durante el examen, ya que el líquido ayuda a que las ondas sonoras viajen mejor. Como tu bebé es muy pequeño, el médico podría usar una ecografía transvaginal (que implica insertar una sonda transductora en el canal vaginal) para observarlo más de cerca. No esperes ver mucho en estas primeras imágenes, el feto es aún pequeño.
Este ultrasonido del primer trimestre sirve para confirmar el embarazo, así como para escuchar el latido del corazón de tu bebé. Este es también el momento de averiguar la edad gestacional del feto y, por lo tanto, el médico podrá determinar la fecha de parto. En este punto, puedes saber si tienes un embarazo múltiple. Tu ginecoobstétrico también comprobará que tienes un embarazo normal y no un embarazo ectópico o tubárico (cuando el embrión se implanta fuera del útero).
Es posible que te hagan una segunda ecografía (esta vez realizada en el vientre y con gel) alrededor de las 11 a 13 semanas para buscar signos de síndrome de Down o trisomía 18. El examen va acompañado de un análisis de sangre que analizará los niveles de hormonas y proteínas.

Ultrasonido del segundo trimestre

Un examen de ultrasonido detallado, llamado examen de anatomía, se lleva a cabo a la mitad de tu embarazo, alrededor de 18 a 22 semanas. Este es el momento más emocionante porque puedes ver a tu bebé, que ahora está más desarrollado. El examen generalmente dura de 20 a 45 minutos o más si tienes mellizos o más.
Durante el ultrasonido del segundo trimestre, tu médico evaluará la salud de tu bebé y buscará malformaciones congénitas o cualquier anomalía. En otras palabras, verán si tu pequeño está desarrollándose correctamente y si todo está como debería estar. También es el momento de saber el sexo de tu bebé (si lo deseas, por supuesto), a menos que el técnico no pueda obtener una imagen clara de los genitales.

Ultrasonido del tercer trimestre

La mayoría de las mujeres no necesitan otro ultrasonido, pero puede ocurrir a veces si tienes más de 35 años o si ya has cumplido la fecha de parto. Es posible que tu médico desee echarle otro vistazo a tu bebé para verificar si todo está bien, por ejemplo, para ver si los niveles de líquido amniótico están bien o si la placenta está donde debería estar.

Si te preocupa la seguridad de los ultrasonidos prenatales, no te preocupes. Estas exploraciones se consideran seguras para ti y tu bebé. No emite radiación alguna ni implica nada que pueda dañaros a ambos siempre que lo realicen profesionales.