Quedarte embarazada con el útero ladeado
Califica esta publicación

Si estás tratando de tener un bebé y tu médico te ha dicho que tienes el útero retrovertido (también llamado útero ladeado o reclinado), puedes estar preguntándote si esto podrá dificultar la concepción. No te preocupes porque, para la mayoría de mujeres, tener un útero en retro no afecta al proceso de embarazo.

¿Qué es un útero retrovertido?

Generalmente el útero de las mujeres suele estar en posición vertical, de arriba a abajo en el interior de la pelvis, o bien un poco inclinado hacia adelante, hacia el ombligo.

Sin embargo, para un 20% de mujeres en todo el mundo el útero está orientado hacia atrás, hacia la columna vertebral o la parte posterior de la pelvis. Tener el útero ladeado no es una anomalía de por sí, es una simple particularidad anatómica, como puedan serlo el color de pelo y de ojos.

¿Qué puede causar la retroversión del útero?

En la mayor parte de las mujeres el útero retrovertido es de nacimiento. Es genético en la mayoría de los casos y es completamente normal. No obstante, a veces el cambio de posición se debe a la menopausia o embarazo.

Algunos problemas de fertilidad como la endometriosis y la enfermedad inflamatoria pélvica pueden resultar en una inclinación hacia atrás del útero. Las cicatrices eventuales resultantes de estas patologías podrían llevar a un cambio en la posición del útero.

¿Cómo puedo averiguar si tengo el útero ladeado?

Muchas mujeres no saben que tienen el útero ladeado. De hecho, en la mayor parte de los casos, ni siquiera notan síntomas. A menudo lo descubren cuando se quedan embarazadas y se lo dice el ginecólogo. Para comprobar si el útero está inclinado el médico puede llevar a cabo una prueba rápida consistente en un simple examen pélvico usando ultrasonidos abdominales.

Pese a que los síntomas son poco comunes, los posibles indicios de que tu útero podría estar retrovertido incluyen: dolor durante el sexo o durante los periodos ; dolor de espalda, infecciones urinarias o incontinencia ; dificultades a la hora de usar tampones o de quedarte embarazada. ¡Si notas algo de esto deberías pensar en visitar a tu médico!

¿Dificulta el quedarse embarazada?

En la gran mayoría de los casos no. El útero ladeado no afecta la capacidad del esperma de fecundar el óvulo. De hecho, la posición del útero no importa para nada. Además, si tienes dificultades para quedarte embarazada el útero retrovertido es lo último que se le ocurre a un médico de entre una lista larga de problemas de fertilidad. Además, tampoco afectará a tu embarazo, ya que durante el segundo trimestre (habitualmente a las 10 o 12 semanas) tu útero se desplazará hasta alcanzar la posición correcta como resultado del desarrollo de tu bebé.

¿En qué consisten los tratamientos?

Incluso si tener el útero retrovertido no representa ningún obstáculo para quedar embarazada, hay soluciones que puedes tener en cuenta si tienes dificultades para concebir. Una de ellas serían ejercicios de llevar la rodilla al pecho para ayudar a que tu útero se reubique hacia adelante. No obstante, este método es más bien una solución temporal y no servirá de nada para mujeres que tienen el útero retrovertido debido a endometriosis, infecciones pélvicas o tumores fibroides.

Otro tratamiento a usar es un pesario, que es un dispositivo de silicona o plástico. Se coloca dentro de tu vagina y su objetivo es el reposicionamiento del útero. Sin embargo, esta solución también es temporal y su uso prolongado podría resultar en infecciones vaginales.
Si ninguno de estos remedios logra el reposicionamiento del útero, tu médico puede recomendar un procedimiento quirúrgico llamado UPLIFT. Con la ayuda de una pequeña cámara, el objetivo de esta operación es cambiar la posición de tu útero hacia adelante.

 ¿Existen posiciones sexuales óptimas para la concepción con un útero retrovertido?

No existen posiciones sexuales que aumenten la probabilidad de embarazo. No obstante, cuando tienes el útero ladeado, las relaciones sexuales pueden resultar dolorosas y un poco incómodas. Si notas que es así, ¿por qué no pensar en ciertas posiciones que permitan una penetración más profunda o que te permitan controlar la profundidad como ponerte tú encima o la postura de la cuchara? Cualquier postura en la que tengas que levantar las caderas también es estupenda si tienes el útero reclinado. No obstante, si las relaciones sexuales siguen resultando dolorosas deberías acudir a ver a tu ginecólogo sin demora.