Cómo aprovechar al máximo tu baja por maternidad

pareja-de-lesbianas-en-baja-por-maternidad

¡Tu bebé está a punto de llegar! Descubre cómo aprovechar al máximo esos preciosos primeros meses.

Por fin, ha llegado el momento. Has celebrado tu baby shower, te has despedido en el trabajo y te has peleado con tu último desplazamiento entre casa y el trabajo. ¡Por fin estás lista para tu baja por maternidad! Si acabas de comenzar tu baja o acabas de dar la bienvenida a un nuevo bebé, te puede parecer todo un poco abrumador. Tienes unos meses por delante, pero ¿cómo puedes estar segura de que los vas a aprovechar al máximo? Recuerda, es normal sentirse un poco agobiada y ansiosa cuando te vas de baja por maternidad, especialmente si este es tu primer bebé. También es importante no presionarse demasiado para que cada minuto sea perfecto. Va a ser un poco caótico, y no pasa nada.

A continuación, hemos recopilado nuestros consejos.

Disfrutar un poco de tiempo para «mí»

Las últimas semanas antes de la llegada de tu bebé son la calma antes de la tempestad. Disfruta del tiempo para concentrarte en tus necesidades. Desde darte perezosos baños de burbujas hasta visitas de premio a la peluquería o al spa. Puede que incluso te des un atracón de esas cajas que has estado guardando. No te sientas culpable por pasar tiempo haciendo las cosas que te gustan; ¡dentro de poco va a ser mucho más difícil tener tiempo para ti!

 

Prepárate para el nacimiento

No hace falta decir que ponerse de parto es estresante. No querrás andar corriendo buscando tu plan para el parto y unas zapatillas en el último minuto. Asegúrate de tener preparada la maleta para el hospital, ten un plan para llegar al hospital a cualquier hora del día o de la noche en que tu pequeño decida llegar y dedica tiempo para hablar con tu pareja acerca de lo que deseas y necesitas durante el parto. El parto nunca es fácil, pero estar preparada ayudará a que el proceso se desarrolle de la manera más fluida posible.

Conoce a tu bebé

Una vez que tu peque haya llegado, puede parecer que estés en un torbellino de darle de comer, cambiarle los pañales y todo tipo de tareas. Tómate tu tiempo para disfrutar de estos momentos tan especiales. Habla con tu bebé, cántale, pasa tiempo simplemente estando con él. Es posible que los platos se acumulen durante unas horas, pero ¡a quién le importa cuando puedes disfrutar del tiempo con la persona más importante de tu mundo!

Apúntate a algún grupo local

Durante la baja por maternidad en ocasiones puedes sentirte sola, y muchas nuevas mamás extrañan la estructura y la interacción con otros adultos que conlleva ir al trabajo todos los días. Aquí es donde los grupos de nuevos padres pueden ser un salvavidas. No solo tu bebé disfruta de la interacción con otros peques, tú puedes disfrutar de una conversación adulta y compartir tus preguntas con otras personas que están pasando por la misma experiencia. Hay una gran variedad de grupos a los que ir, desde yoga para bebés y masajes hasta clases de buggy-fitness. Al principio puede resultar agobiante, pero una vez que conviertas estos grupos en parte de tu rutina semanal, ¡no te arrepentirás!

Mantente activa

Una vez finalizado el período de recuperación inicial, puede resultar tentador permanecer en modo de hibernación. Después de todo, ¿a quién no le encanta pasarse el día delante de la tele con unas gominolas? Sin embargo, es importante salir y estar activa todos los días. No estamos diciendo que debas volver al gimnasio unas semanas después del parto (aunque si eso es lo tuyo, hazlo), sino que simplemente tomarte tu tiempo para salir con el cochecito puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo y mejorar tu salud en general.

Está bien que pidas ayuda

No tienes que ser una supermujer. Puede ser agotador mental y físicamente atender la mayoría de las necesidades de tu bebé, día y noche. Construye una red de apoyo a tu alrededor, llena de familiares y buenos amigos, y prepárate para usarla. Incluso si se trata de pedirle a alguien que cuide a tu peque durante una hora para que puedas darte una ducha y secarte el pelo en paz. Si te agobia ser mamá primeriza, habla con las personas más cercanas a ti y pide consejo a su asistente sanitario y a tu partera.

Viaja

Si estás acostumbrada a estar atada a un horario de trabajo restrictivo, ahora es un buen momento para disfrutar de unas vacaciones relajadas fuera de los picos de turismo. Viajar con un bebé puede ser mucho más fácil que tratar de viajar en tren o en avión con un niño pequeño, ya que pasan mucho más tiempo durmiendo. También puedes tomarte un fin de semana sin preocuparte por volver directamente a una semana de trabajo de locos. Una ventaja adicional es que los bebés suelen viajar o alojarse gratis, por lo que es una forma estupenda de hacer una escapada barata.

Vete a ver una película

¡En serio! Puedes pensar que se han acabado por el momento tus visitas al cine mientras tu bebé sea pequeño. Pero ahora, muchos cines ofrecen proyecciones especializadas para mamás y bebés que facilitan que los nuevos padres se relajen y socialicen fuera de casa. Es una gran oportunidad para conectar con otros padres primerizos y ver un estreno reciente. ¡Basta con que recuerdes llevar tu bolso para los cambios de pañal y tus palomitas de maíz!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

(Visited 5 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *