Las 10 causas más comunes de infertilidad en las mujeres

Triste pareja joven con prueba de embarazo negativa

Para muchas parejas, las dificultades para tener un bebé pueden ser una experiencia estresante y emocional. Sin embargo, los problemas relacionados con la infertilidad son increíblemente comunes. Aproximadamente una de cada diez parejas tiene dificultades para quedar embarazada y hay una variedad de afecciones y opciones de estilo de vida que pueden dificultar que la familia crezca. Si has tenido relaciones sexuales sin protección durante un año sin quedarte embarazada, es importante que hables con tu médico.

Estas son algunas de las causas más frecuentes de infertilidad en el Reino Unido.Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

El SOP afecta los niveles hormonales de una mujer. Los ovarios de las mujeres producen estrógeno y progesterona para regular el ciclo menstrual, también producen un pequeño nivel de una hormona masculina llamada andrógeno. Las mujeres que padecen SOP producen un nivel de andrógenos más alto de lo habitual, lo que puede provocar ciclos menstruales irregulares, crecimiento excesivo de vello, acné y una variedad de síntomas intrusivos. Una característica clave del SOP es el crecimiento de quistes dentro de los ovarios, lo que combinado con un ciclo menstrual irregular puede dificultar que las mujeres queden embarazadas. Los medicamentos para la fertilidad como Clomid pueden contribuir a abordar los desequilibrios hormonales y ayudar a las mujeres con SOP a quedarse embarazadas. En algunos casos, también puede ser necesaria una cirugía para extirpar los quistes.

 

  1. Ovulación irregular

La ovulación es una parte esencial de la concepción: consiste en la producción de un óvulo que a continuación será fertilizado por un espermatozoide. Las mujeres que sufren de ovulación irregular se enfrentan a una probabilidad mucho mayor de tener problemas de fertilidad. Aunque el SOP es una causa común de ovulación irregular, los problemas con la glándula pituitaria, que es la responsable de producir las hormonas reproductivas, también pueden ser los culpables. La ovulación irregular es la causa de la infertilidad en alrededor del 25 % de los casos. El seguimiento de la frecuencia de tu ovulación mediante pruebas de ovulación puede ayudar a confirmar cualquier irregularidad en tu ciclo, pero debes hablar con tu médico de cabecera si tienes dudas frecuentes. A menudo, en estos casos se pueden usar medicamentos para la fertilidad para ayudar a estimular la ovulación.

  1. Infertilidad tubárica

La infertilidad tubárica está causada por daños o la ausencia de las trompas de Falopio. Las enfermedades, los daños, las cicatrices y la obstrucción pueden contribuir a la infertilidad tubárica. Esto evita que el óvulo llegue a los espermatozoides o viceversa. También puede provocar un embarazo ectópico, que ocurre cuando los tubos deformados o dañados son demasiado pequeños y dejan pasar los espermatozoides, pero no el óvulo. La infertilidad tubárica puede estar causada por la endometriosis, por una enfermedad inflamatoria pélvica, por cirugías abdominales y en caso de embarazo ectópico previo. Muchas mujeres no descubren este problema hasta que ya se están sometiendo a un tratamiento de fertilidad y, a menudo, se puede utilizar la cirugía para reparar obstrucciones o daños.

  1. Endometriosis

La endometriosis es una afección a menudo dolorosa en la que el tejido concreto que recubre el útero comienza a crecer en otros lugares, generalmente en los ovarios y las trompas de Falopio. Esto puede causar cicatrices e inflamación, lo que hace más difícil poder quedar embarazada. El consejo para las mujeres que padecen endometriosis es, cuando sea posible, intentar quedase embarazadas antes, ya que después de los 35 las probabilidades de concebir disminuyen drásticamente. La extirpación quirúrgica del tejido cicatricial es una opción de tratamiento que también se puede utilizar junto con otros tratamientos de fertilidad, como la FIV.

  1. Anormalidades uterinas

El útero es el órgano que alberga a tu bebé mientras crece; un útero deforme o con malformaciones puede dificultar el embarazo o que el bebé termine de formarse. El tabique uterino (útero separado) es una de las afecciones uterinas más comunes que afectan la fertilidad. Esta afección es congénita, lo que significa que está presente desde el nacimiento. En este tipo de enfermedad, una banda de tejidos fibrosos separa o divide parcialmente el útero. Esto aumenta las posibilidades de un aborto espontáneo o de que te pongas de parto antes de tiempo. La buena noticia es que la afección generalmente se puede tratar con una cirugía menor.

  1. Calidad del óvulo

La calidad del óvulo es un aspecto clave de la fertilidad y todos nuestros óvulos disminuyen en cuanto a su calidad a medida que envejecemos. Aunque naces con todos los óvulos que liberarás a lo largo de tu vida, cada óvulo madura solo cuando está listo para ser liberado. A medida que envejecemos, el potencial de ADN anormal dentro del óvulo en maduración crece, lo que aumenta la probabilidad de un aborto espontáneo y de mutaciones genéticas. Todas las mujeres tienen algunos óvulos anormales, pero una vez que una mujer cumple los 40 años, hasta el 80 % de sus óvulos pueden ser anormales. No existe una prueba directa para determinar la calidad del óvulo, pero un especialista en fertilidad puede asesorarte sobre tu nivel de reservas de óvulos y posibles tratamientos de fertilidad. Para las mujeres que buscan hacer crecer su familia más adelante a lo largo de sus vidas, la congelación de óvulos puede ser una opción.

  1. IMC (Índice de masa corporal)

La fertilidad femenina se ve afectada por muchos factores relacionados con el estilo de vida, pero el sobrepeso o un peso demasiado bajo es una de las mayores barreras para la fertilidad. Un peso corporal poco saludable puede hacer que sea cuatro veces más difícil concebir y aumenta seis veces el riesgo de aborto espontáneo. Tener un peso excesivo o insuficiente también puede provocar un mal funcionamiento de la glándula pituitaria y contribuir a una ovulación irregular. La buena noticia es que, para muchas personas, este es uno de los problemas relacionados con la fertilidad que puede controlar cambiando su estilo de vida. Habla con tu médico sobre los cambios que puedes realizar para lograr un peso saludable que ayude a tu fertilidad.

  1. Causas desconocidas

La triste realidad es que a veces no sabemos qué causa la infertilidad. Aproximadamente del 5 al 10 % de las mujeres que se someten a un tratamiento de fertilidad pasan pruebas de fertilidad que arrojan unos resultados normales o presentan solo anomalías menores que no deberían afectar a la fertilidad. Este fenómeno se denomina «fertilidad inexplicable» y puede ser devastador para las mujeres que buscan respuestas en su lucha por concebir. La fertilidad inexplicable a menudo se trata en un primer momento de manera conservadora, con medicamentos para la fertilidad e inseminación artificial. Se puede ofrecer la FIV a mujeres de más de 35 años o que sufran otras complicaciones.

  1. Fibromas uterinos

Un fibroma uterino es un tumor benigno que crece dentro del útero. A menudo aparecen durante los años fértiles de la mujer y pueden variar en tamaño y gravedad, desde el tamaño de un grano de arroz hasta grandes crecimientos que distorsionan o agrandan el útero. Los síntomas pueden incluir sangrado menstrual abundante y dolor abdominal. Ocasionalmente, los fibromas grandes o ubicados en lugares incómodos pueden dificultar el embarazo y aumentar las posibilidades de un aborto espontáneo. El tratamiento para reducir el tamaño de los fibromas o una intervención quirúrgica menor pueden reducir los riesgos asociados a los fibromas y al embarazo.

  1. Trastornos autoinmunes

Los trastornos autoinmunes son un conjunto de enfermedades graves que pueden afectar a casi todos los órganos del cuerpo. Debido a su amplio impacto en la salud en general, las mujeres que padecen trastornos autoinmunes, como la artritis reumatoide y el lupus, pueden tener más dificultades para concebir. Los trastornos autoinmunes también pueden aumentar la probabilidad de aborto espontáneo y otras complicaciones del embarazo, por lo que las mujeres con una de estas afecciones pueden requerir tratamiento especializado durante el embarazo. Si planeas quedarte embarazada y sufres un trastorno autoinmune, sería una buena idea buscar el consejo de tu médico antes de intentar tener un bebé.

  1. Infecciones

Las infecciones son una causa común de infertilidad y pueden causar daño estructural a los órganos reproductores. Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la clamidia y la gonorrea pueden provocar problemas a largo plazo y pueden ser asintomáticas para las mujeres, por lo que es importante programar pruebas de ETS con regularidad. La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es otra infección que puede causar problemas de fertilidad. Afecta el sistema reproductivo superior (trompas de Falopio, útero y ovarios) y puede estar causada por complicaciones quirúrgicas. La mayoría de las infecciones se pueden tratar con los cuidados adecuados, pero es importante que informes a tu médico en caso de dolor abdominal persistente.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

(Visited 1 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *